Calor infernal

“…Un grupo de ángeles nos levantamos
contra el poder absoluto de Dios.
como todo vencido conocí el exilio
la calumnia, el odio y la humillación…”

Sabina

Me recargo en la pared… La CDMX, la otrora zona más trasparente del valle, la ciudad de los Palacios, el obligo del Universo, está de no aguantarse, el calor llegó con todo y cuando uno se encuentra a más de tres mil metros sobre el nivel del mar, cualquier temperatura que pase los 25 grados equivale a estar en el “Comal Número 8” donde tengo una reservación con un selecto grupo de pecadores, blasfemos y ateos.

Porque una cosa es cierta, desde que tomé la decisión de ser ateo, de dar la espalda a mi fe y solicitar al Vaticano formalmente mi excomunión, lo hice con la conciencia que podría equivocarme, es decir, podría ser que sí hubiera un dios y que justo después de morir pues me explicara que por blasfemo mi domicilio sería el famoso comal 8 del infierno, el consuelo es que ahí encontraré a un selecto grupo de buenos amigos.

Claro, no esperaría su perdón, según me explican sus “fans” (de dios), por no aceptar al Eterno como mi pastor me condenó; y después de ver el “panchote” que le hizo a Eva por una manzana y el asunto ese del diluvio, me queda claro que en el mejor de los casos puedo aspirar a una reducción en mi condena por buen comportamiento.

Pero también, retomando el dicho de “ves que el niño es tragón y lo sientas frente a la cazuela” lo más seguro es que pase los siglos de los siglos con un doradito primoroso.

Y entre el calor y el hecho de que el fin de semana por fin se hace presente, me enteró, que en el Vaticano el mismísimo ¿Batman? No, el mismísimo Papa Francisco encabezará una reunión para abordar el tema de la pederastia en la Iglesia católica.

Vamos, es importante la aclaración de “en la iglesia católica” porque no vayan a salir con que la “virgen les habla” y se hagan de la vista gorda. Porque, ¿saben?, el problema del abuso a menores entre sacerdotes es muy complicado, primero, porque se dañan a niños y niñas para toda su vida.

Por supuesto quien sigue esta columna podría pensar “Arturo de que te quejas si tú eres un pervertido”, ¿y saben qué? Tiene toda la razón, salvo un pequeño detalle, mis fantasías las hago en consenso con la o las otras personas y todos y todas somos mayores de edad, es decir, sabemos a qué jugamos y el nombre del juego.

imagen_052_2.jpg
Fiel lectora nos demuestra que cuando el calor es mucho y la temperatura más, basta con un chorrito de agua en la Alameda para estar en el paraíso.

Otro factor que complica el asunto es que el sacerdote que abusa de un menor lo hace aprovechando de la confianza de la familia y el papel de superioridad que dicen tener por ser guías espirituales de esas personas, es decir, cuando el abuso se descubre muchas veces entre la pena y la presión social las familias no denuncian y todavía peor, el menor muchas veces se ve obligado a seguir conviviendo con su agresor.

Que la iglesia católica hable de estas cosas pensaría que es positivo, también que escuche los relatos de los afectados, sin embargo, se necesita más que una disculpa, porque no sé si el Papa Francisco sepa que el perdón es algo más complejo y no se puede aplicar la del Presidente López de borrón y cuenta nueva.

Sin embargo, todo esto se va al caño cuando el mismo Pontífice asegura: “Que aquellos que se la pasan criticando a la iglesia son amigos de Satán”, pues si ese va a ser el tenor del encuentro, me declaro íntimo del mismísimo Lucifer.

Porque la crítica es la herramienta básica de la sociedad ante la falta de contrapesos, la iglesia sostiene que por derecho divino se encuentra por encima de todo y de todos; acá en México, el Presidente siente que 30 millones de votos le permite hacer lo que quiera y está necio en mandar al cementerio de la historia a todos los contrapesos.

Debo confesar que este México de la T4 me recuerda al escritor, creo que alemán o británico, George Orwell quien presentó en 1947 la novela “Nineteen Eighty-Four” donde habla de la existencia de un gran hermano que manipula la información, practica la vigilancia masiva y la represión política.

¿Le suena?... A mí me recuerda a un presidente con miles de bots en las redes sociales que defienden al amado político, atacan a los que no piensan como se debe y por supuesto, identifican y reportan a esa persona especial.

Que todos los días tiene un programa “cómico, mágico y musical” (como la Carabina de Ambrosio), entiéndase, su hora nacional o mejor dicho, la conferencia mañanera donde hay monólogos, ocurrencia, chistes, frases célebres y por supuesto acusaciones (linchamientos) públicos, sin pruebas, sin expedientes, donde solo basta la voz de un líder para que todos sea verdad.

Ya ven que efectivo como funcionario no es, pero al menos presume de honrado.

En este marco las reformas que buscan elevar a graves la corrupción y los delitos electorales es un arma peligrosa, ya que de concretarse bastará que alguien interponga una demanda, sin presentar pruebas, para que sea arrestado mientras se realizan las pesquisas correspondientes.

Y conociendo como es la justicia en México esto puede tardar años, para que salgan con un “usted disculpe”, la duda es quién será el primero en acusar a un rival político para hacerlo a un lado y tener el camino libre a un cargo de elección popular. De verdad que entre más veo de política, entiendo que lo mío lo verdaderamente mío son los placeres simples.

Es que después de cinco décadas de vida descubro que el calor que se vive en la ciudad es “bueno” porque las señoritas dejan en el closet chamarras y pantalones y sacan las faldas, esas a medio muslo que me encantan.

Son los días en que desearía ser esa “gotita” de sudor que nace en el cuello de una dama y baja por su escote hasta ese “Paso de Cortés” (dato del fontanero de las letras que hace esta columna, o sea yo, el paso de Cortés es el valle que separa al Popo de la Mujer Dormida) que se forma entre sus senos, para justo ahí donde ellas huelen a veces floral, otras a lavanda y maderas pero siempre a mujer.

Porque seamos sinceros, dios sabe que nunca nos  hemos mentido y no vamos a empezar ahora, por lo que asumamos que nos vamos a ir al infierno y si ahí como acá en la CDMX hace mucho calor, pues qué mejor que soportar las altas temperaturas como el creador nos trajo al mundo, ¿qué no fue el ginecólogo?, o sea, encuerados y disfrutando de una o más personas.

Si de condenarse se trata yo sugiero que para este fin de semana busquemos unos baños, pidamos un particular de vapor y antes de entrar solicitar un par –para cada uno de los involucrados- de cervecitas frías con limón y sal.

Jugar a soy el detective y tú la doncella en problemas y el vapor es la neblina de Londres que te hace ver hermosa y por seguridad hay que catearnos todo, todito el cuerpo para entonces si cerrar los ojos y decir “qué bueno está esto”.

Ok…Dicho lo anterior, basta aclarar que hasta aquí alcanzaron seis grandes y amplios reales… Señoritas, si necesita de unos tequilas junto a mi cámara queda célebre correo: medinaarturo@gmail.com

Si la cosa es más seria, más de “me urge que me cuenten las pecas de la espalda” con una copita de barro negro de mezcal, ponga algo en el blog https://callemelancoliatgo.wordpress.com/

Como todo columnista serio y de primer mundo (sí, ajá) estamos en http://www.facebook.com/kolia25

También nos puedes mandar insultos y peladeces a @25kolia

Hasta la próxima, que todo parece indicar, será el miércoles, ojalá