A 50 años y un día después

“…Aunque siempre se lamenta que no se hiciera justicia,
y que las manos manchadas, continúen bien escondidas,
entre los que van y vienen
y que ante todo cierran filas…”

Fernando Delgadillo

En el periodismo, hay ocasiones en que todo conspira para que la columna aparezca el día correcto con el título idóneo, hoy no fue así, hoy toca aparecer el tres de octubre, justo 50 años y un día después.

A medio siglo da gusto ver que “2 de octubre no se olvida”, pero tristeza intuir que “2 de octubre no se entiende”, como cada año los sobrevivientes, los que estuvieron ahí, los que nacieron con las narraciones de los días de terror en Lecumberri, compartieron calle con la nueva clase política, esa que busca salir en la fotos, colarse a la historia o que buscan la oportunidad para presentar demandas ajenas.

Pero en fin consignas vemos, pasados, pues ya no interesan… Los políticos mexicanos demuestran la vigencia de la Teoría de la Evolución, donde se dice que los más aptos sobreviven.

Como, Porfirio Muñoz Ledo, que en 1968 era secretario del Consejo Consultivo del IEPES del PRI, partido en el que militó desde 1963

Además fungía como secretario general del Instituto Mexicano del Seguro Social y años después, Luis Echeverría lo convirtió en subsecretario de la Secretaría de la Presidencia, secretario del Trabajo y Previsión Social y presidente de la Comisión Nacional Tripartita.

Fue presidente del CEN del PRI entre 1975 y 1976 y ahora es presidente de la Cámara de Diputados por Morena; se dice de oposición, militó en el Partido de la Revolución Democrática (PRD), Partido Auténtico de la Revolución Mexicana (PARM), Partido del Trabajo (PT) y Morena, en todos estos partidos fue legislador, con los beneficios económicos y políticos que eso significa y ayer encabezó la ceremonia solemne para recordar los hechos del 2 de octubre.

Muchos de los que ahora no están, donde quiera que se encuentren habrán sentido un asco tremendo en que a 50 años, esta persona un tanto complaciente -en mi colonia dirían “chaquetera”-, les rindiera un homenaje.

img_9872.jpg
Fiel lectora de origen francés, nos recuerda que la primavera del 68 nació en su país y que en esas tierras hay lectoras bastante bonitas.

Solo un dato, Diego Fernández, fue el único diputado que acudió a CU para dialogar con el Consejo Nacional de Huelga y la bancada del PAN la  única que protestó por los hechos violentos del 68.

¿Cuántos de los ahora funcionarios mal llamados de izquierda estaban en las calles protestando, la verdad es que muchos de los ahora futuros funcionarios estaban becados en Europa o en la sala de su casa hablando con su papá?

Pero en fin, como dice mi Presidente electo López: “paz”, y aclaro, no voté por el tabasqueño, pero ahora es mi mandatario electo, lo que me autoriza a verificar, supervisar y criticar su administración, bajo el concepto de que trabaja para mí.

Entonces empezamos ahora sí la columna… Pues sí, septiembre por fin terminó y como es tradición (ojo, nuevos funcionarios de la transformación de cuarta, pónganlo en su agenda, en septiembre todo puede pasar) fueron días de nervios, algunos sismos, mucha lluvia en Sinaloa y Sonora, pero al final del mes aquí estamos todavía dando lata.

Lo bueno es que octubre empieza, pues casi como todos los meses, con más dudas que certezas, con la promesa de que este mes también será, como los pasados, marrullero, difícil y complicado.

Obvio, octubre inicia como todos los años, desde 1969; con una consigna en la mente “2 de octubre no se olvida”, sin embargo, cada año, esta consigna cambia en su significado o interpretación, dependiendo si es año electoral.

Si la consigna es de un ex estudiante o preso político o de un anarquista que encuentra la respuesta a sus inconformidades pintando muros o quemando cosas o de un político que busca jalar agua a su molino.

Pero a la distancia, cuál es el significado del 2 de octubre, o sea, por más fresa que se escuche, cuál fue el motivo para salir ayer a la calle y alzar el puño.

Para muchos fue tomar la foto para las redes sociales… Creo que lo ideal sería hacer una pausa para saber a dónde vamos, de dónde venimos, pero sobre todo, dónde estamos.

Por supuesto, la mera memoria como sociedad nos obliga, por los menos a los que vivimos en la Ciudad de México, a recordar esta fecha, en la que el gobierno canceló, así de madrazo, cualquier diálogo con la izquierda, pero la verdadera, la de los años de trabajo y noches de cárcel.

El movimiento del 68 nada tiene que ver con la que ahora gobierna, con la que llegó al poder prometiendo el cielo y que ahora su reto será ése: que el cielo no se convierta en piso.

El 68 es quizás el movimiento político más íntegro que ha tenido la sociedad mexicana, porque hizo lo que en la actualidad no logran crear los colectivos que cada año sueñan, con la primavera, verano, otoño e invierno mexicano.

Mi presidente electo por fin logró llegar a la gente, se tardó casi 20 años, pero lo hizo con una gran votación y por ende aceptación, la duda es si el apoyo será similar dentro de un año, ya nos leeremos el 2 de octubre de 2019.

El 68 debe servir para reflexionar sobre lo mal que en esos años estábamos y lo peor que ahora nos encontramos, para entender que la clase política, piensa por ella, ya sea azul, verde, amarilla o morena.

Todos lo que se llaman líderes, dirigentes o que presumen de un capital político buscan primero su seguridad, su bienestar, su beneficio y si después sobra algo…Ok, que sea para el pueblo.

Es reconocer también que a 50 años se avanzó en materia de derechos humanos, libertad de expresión, igualdad entre personas, reconocimiento de movimientos mal llamados minoritarios, esperemos que estos avances no retrocedan con los comentarios “fifís” y la intolerancia tabasqueña.

La gran valía del 68 fue que expuso al sistema político y de partidos de México, como la vieja sucia y corrupta que es, la damisela que se va con el que más ofrece, con el mejor postor, con quien le da más y mejor.

El 68 es quizás en este 2018 la mejor excusa para salir a la calle, pero a la mejor no, porque en el recuerdo de ese movimiento, se suman otras voces que nada tienen que ver.

Las voces de oportunistas, que gritan “2 de octubre no se olvida” cuando ellas eran parte de la voz que silenció, los que recuerdan a 43.

Pero en fin, como cada año, como mantra que busca ser realidad, pero solo alcanza a ser recuerdo, este miércoles, 50 años y undía después, decimos “2 de octubre no se olvida”.

Dicho lo anterior solo basta aclarar que hasta aquí alcanzaron 4 reales… Para mandar fotos o pedir tu imagen erótica queda célebre correo: medinaarturo@gmail.com

Si la cosa es más seria, más de “me urge que me cuenten las pecas de la espalda”, por favor, pongan algo en el blog https://callemelancoliatgo.wordpress.com/

Como todo columnista serio y de primer mundo (sí, ajá) estamos en http://www.facebook.com/kolia25

También nos puedes mandar insultos y peladeces a @25kolia

Hasta la próxima que todo parece indicar que será el viernes.