Reforma educativa, ¿quién manda?

La Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) desafía al gobierno; el agresivo activismo para imponer su voluntad sobre la nueva reforma educativa, confronta a los poderes Legislativo y Ejecutivo. Los diputados aprueban un dictamen y el Presidente ordena meterle mano para modificar “lo que no gusta a los maestros”.

Sus aliados de campaña exigen lo que prometió: que no quedaría ni una coma de la reforma de Peña Nieto. Quieren recuperar el control de la nómina magisterial, para administrar el presupuesto a sus anchas y la asignación del 50% de las plazas para manipular la trayectoria laboral de los docentes. Saben que es su oportunidad y no la quieren dejar escapar.  

Están en la calle, tienen presencia en el Congreso (43 curules) y en 22 estados; dividen a la bancada de Morena en San Lázaro; Manipulan las “sugerencias” presidenciales. Tanto que la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados dejó en suspenso y sin fecha definida la discusión y votación del dictamen de la reforma educativa.

La CNTE presiona, chantajea, ignora la advertencia del presidente Andrés Manuel López Obrador: “No queremos venta de plazas ni trafiques con la nómina. Corrupción no se permite a nadie, aunque sean los más radicales o extremistas de izquierda o de derecha”. 

El tigre se soltó y desconoce a su domador que ofrece “mano abierta y no puño cerrado”. La táctica de lucha, movilización-negociación-movilización, es el ADN de la Coordinadora. Su objetivo es crear conflicto, no llegar a la negociación. Vive de él. Administra la protesta.

Quizá por ello, en este juego del espejo, el jefe del Ejecutivo dijo: “los líderes no siempre actúan bajo principios democráticos y no siempre se consulta a la base. Queremos una transformación, no simulación”. 

¿Será?, en juego está la gobernanza del sistema educativo, la rectoría del Estado. El Congreso va contrarreloj y la CNTE lo sabe; cumplir con sus exigencias sería claudicar. Pavimentar el camino a todos los grupos inconformes que hay en el país.

Negociar no es ceder. Como jefe del Estado mexicano, Andrés Manuel López Obrador, está obligado a cumplir una de sus consignas favoritas: “Al margen de la ley, nada; por encima de la ley, nadie”.

VERICUENTOS

Senado – show de la CRE

Armando Guadiana, presidente de la Comisión de Energía, aguantó vara durante las comparecencias de los 12 aspirantes a la Comisión Reguladora de Energía. El plan “B”, una calca del plan “A” presidencial, lo colocó contra las cuerdas. La senadora del PAN, Xóchitl Gálvez, afirmó que es “una burla”. El coordinador de Morena, Ricardo Monreal, advirtió que intentarán votarlas, “con la incertidumbre de lograr la mayoría calificada… porque los partidos políticos, con sus razones, entendibles, no están de acuerdo en votar a favor de ninguna de las ternas” ¡Rayos!

Grilla poblana

Los tres candidatos a la gubernatura de Puebla arrancaron campañas, que durarán dos meses, rumbo a la elección del 2 de junio. Al candidato del PRI, Alberto Jiménez Merino, quien dio un mensaje de unidad a sus seguidores, lo acompañó Mario Marín el “góber precioso” ¡Uff! Enrique Cárdenas, representante del PAN-PRD y MC, realizó una rodada en bicicleta y se pronunció contra la corrupción y la impunidad. Fue notable la ausencia del dirigente nacional panista Marko Cortés. ¡Ups! Luis Miguel Barbosa mostró el músculo en un evento multitudinario, acompañado por la dirigente nacional Yeidckol Polevnsky, expresó: “nunca me he sentido solo y me siento con la legitimidad para ser el gobernador de Puebla”. Destacó la ausencia de su rival, Alejandro Armenta Mier, quien impugnó su candidatura. ¡Sopas!

Morena, un cuadrilátero

Arrancó la sucesión en el partido en el poder. Alejandro Rojas Díaz Durán renunció a su cargo como coordinador de asesores de Morena en el Senado y anunció que recorrerá el país rumbo al congreso de Morena en noviembre próximo, cuando se renovará la dirigencia nacional, y que aún no decide si buscará suceder a Yeidckol Polevnsky. ¡Ajá!, por lo pronto, la acusa de traicionar los principios del partido y de querer expulsarlo del partido. ¡Tómala!

INE-cuentas claras

Ni en la #4Transformación dejan de ser transas… El Consejo General del Instituto Nacional Electoral aprobó sanciones por 5.3 millones de pesos para nueve partidos que participaron en la precampaña de las seis elecciones que se realizarán este año. Morena obtuvo la mayor multa con 2.3 millones de pesos, de los cuales 2.1 es sólo por los comicios a la gubernatura de Puebla; le sigue el PAN con 1.6 millones; el PRD con 505 mil pesos y el PRI con 450 mil. El consejero Benito Nacif, confirmó que las sanciones se aplicaron porque los candidatos no están informando de sus egresos e ingresos y esta falta de transparencia provocó que 11 aspirantes independientes no obtuvieran su registro como abanderados. ¡Qué vergüenza!

@guillegomora

*Nota del Editor: Foto: Especial Internet*