México y sus violencias

La epidemia de violencia en México no tiene freno. La barbarie registrada en el estadio La Corregidora en Querétaro, confirma la descomposición social del país. Masacres, desplazados, desaparecidos, feminicidios y asesinatos de periodistas se han convertido en una peligrosa cotidianidad. Perdimos la capacidad de asombro, de horrorizarnos. Una deshumanización.

Nos hemos acostumbrado a escuchar que se registró la semana, el mes o el año más violento de la historia reciente del país.  Las imágenes de Michoacán que muestran el fusilamiento de 17 personas, si hubiera ocurrido en Ucrania a manos del ejército ruso hubiera sido una indignación mundial, pero pasó aquí y a los mexicanos ya se nos olvidó indignarnos.

Ni el costo económico de la violencia parece preocupar a las autoridades responsables de la seguridad nacional. En 2019, el Inegi lo estimó en 282 mil millones de pesos equivalente al 1.53% del Producto Interno Bruto (PIB). En 2020 subió a 1.85 % del PIB a pesar de la pandemia. La inseguridad cuesta y lamentablemente estamos dejando de crecer por no atender esta problemática.

La promesa del presidente Andrés Manuel López Obrador de pacificar el país está lejos de poder cumplirse. La falta de procuración e impartición de justicia es alarmante. El origen de la descomposición del sistema de justicia está en la impunidad. De cada 100 delitos cometidos sólo se denuncian 5 y de estos sólo 2 llegan a recibir sentencia condenatoria. Sufrimos una impunidad de 98%.

Las violencias que agobian a los mexicanos se reflejan en los fríos números que registran un aumento de los feminicidios, los secuestros, la extorsión y la trata de personas, entre otros delitos. Incluso, los abusos del crimen organizado llegaron a nuestras mesas con el incremento al precio del limón y del aguacate, como lo consignamos hace unas semanas.

A la atrocidad de estos delitos, se le suma la brutalidad registrada en el estadio de futbol de Querétaro con un saldo oficial de 26 heridos. Los vándalos, energúmenos que provocaron estos hechos, están ligados a grupos delincuenciales que buscan contaminar y controlar un espectáculo que hasta hoy podía congregar a las familias. Sus acciones nada tienen que ver con este deporte.

Dejarlo pasar con los amagos de siempre: “se iniciará una investigación; se deslindarán responsabilidades; se turnarán a las autoridades y caerá todo el peso de la ley”, sólo fortalecerá a los agresores y será un caso más de complicidad entre delincuentes y autoridades. Muy a la usanza de nuestra tradición política para evadir la realidad.

Y hablando del México real, el coordinador de la bancada panista en el Senado, Julen Rementería, denunció que “las mujeres son víctimas de una violencia sórdida que el año pasado provocó que poco más de mil de ellas fueran asesinadas sólo por razones de género y se impusieron récords lamentables en 5 delitos en su contra: la violación se incrementó 28%, la extorsión 17%, la violencia familiar 15%, la corrupción de mujeres menores 6% y la violencia de género en todas sus modalidades 3.3%, en comparación con la incidencia de 2020”.

Expuso que en 2021 se asignaron 121.3 millones de pesos para los 642 municipios con alerta de género en 22 entidades federativas, lo que representa en promedio 500 pesos diarios a los municipios que tienen una de estas alertas.  Además, se suma la eliminación de los refugios para las mujeres que sufren violencia, la eliminación de las estancias infantiles y el debilitamiento de los programas de atención a mujeres con cáncer.

Así las cosas, en la segunda mitad del sexenio; los responsables de la seguridad nacional debieran entregar resultados en el combate al crimen organizado que gana espacios de la vida pública, operando con absoluta impunidad. Los mexicanos exigimos y merecemos certezas de que hay un plan para poner fin a la violencia homicida.

VERICUENTOS

Las grietas de Morena

Mientras que el líder de Morena en el Senado, Ricardo Monreal, llama a reforzar la cohesión del partido para mejorar niveles de aceptación, porque ha quedado rezagado frente al Presidente de la República. Mario Delgado, dirigente nacional morenista se llevó oootra rechifla, ahora de los reporteros a los que invitó a una rueda de prensa y los acusó de “mercenarios”, pues dice que van en contra del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador. No es la primera vez que Delgado Carrillo recibe rechiflas, abucheos e incluso, lo han “corrido” del lugar mientras dirige un discurso. Pues sí, Monreal tiene razón, urge trabajar en la estructura interna del partido en el poder. ¡Sopas!

 ¿Educación o tabiques?

La cancelación de parte de la SEP de las escuelas de tiempo completo evidencia el uso político y electoral de la educación por parte de la #4T. Con esta decisión, 3.6 millones de niñas y niños se quedarán sin horario extendido de clases, comida, y sus maestros sin los salarios que tenían por este servicio. Es una grave violación a los derechos de niñas y niños, al principio de progresividad. Ese dinero (5 mil millones) se destinará a obras de albañilería que no es que no se necesiten, pero que están muy destinadas a obtener votos. #ConLosNiñosNo

@guillegomora

*Nota del editor: foto en portada; especial Internet*