México, la pandemia de la violencia

La terca realidad evidencia cada día que la estrategia de “abrazos, no balazos”, para enfrentar y combatir al crimen organizado es un fracaso. Los 23 cuerpos abandonados recientemente en Zacatecas (10) y Veracruz (13), estados gobernados por Morena, confirman la pandemia de violencia que agobia a México y enluta a miles de hogares.

2021 cerró con un incremento de 1.4 por ciento en materia de homicidios dolosos. De acuerdo con el reporte del gabinete de seguridad federal, durante el mes de diciembre se registraron 2 mil 274 asesinatos, es decir, 32 más con respecto a noviembre cuando se contabilizaron 2 mil 242 víctimas.

En los primeros tres años de gobierno del presidente López Obrador, se registraron 102,830 víctimas de homicidio doloso en México, lo cual equivale a una tasa anual cercana a 26 víctimas por cada 100 mil habitantes.

Según información del gobierno federal, en el último mes de 2021, en promedio, cada día 73 personas fueron privadas de la vida. La inseguridad es la principal preocupación de los mexicanos. Nadie se salva.

Bajo el amparo de la corrupción y la impunidad los cárteles del narcotráfico y el crimen organizado han penetrado el tejido social. Son un poder fáctico que opera y domina gran parte del territorio nacional.

En Guerrero, Morelos, Michoacán, Colima, Veracruz, Quintana Roo, Sinaloa, Jalisco, Guanajuato, Chihuahua, Zacatecas y Tamaulipas, entre otros estados, la narcopolítica se ejerce sin tapujos para favorecer a los criminales.

El actual gobierno federal reconoció la existencia de 37 cárteles o grupos delictivos que operan en el país. Entre los más relevantes están el “Cártel de Sinaloa” que registra actividad en al menos 17 estados y el “Cártel Jalisco Nueva Generación” que tiene presencia en 22 estados de los 32 que conforman la república mexicana. Ambos grupos criminales extienden su cobertura a Estados Unidos y otras naciones.

Ellos controlan el poder. En los procesos electorales su voto no lo realiza en las urnas, lo hace sentir en la selección o “imposición” de los candidatos, como sucedió en 2021 y seguramente pasará en 2022 en los seis estados donde habrá cambio de gobernador.

Principalmente en Tamaulipas, Durango y Quintana Roo, entidades relevantes para las operaciones del crimen organizado, como parte de las rutas de trasiego de drogas hacia Estados Unidos o de narcomenudeo y extorsión.

Francisco Rivas, director del Observatorio Nacional Ciudadano, advierte en el estudio “Tres años sin gobernabilidad, resultados, ni rumbo fijo en seguridad” que, las promesas de López Obrador de terminar con la guerra contra el narco, conseguir la paz y regresar al Ejército a los cuarteles no se han cumplido y se registra un alto deterioro de las condiciones de gobernabilidad.

En efecto, la agenda y estrategia de seguridad pública federal es errática y contradictoria. Las Fuerzas Armadas están en todo el país, en sus diferentes representaciones, Ejército, Marina o Guardia Nacional. Sin embargo, tienen la instrucción de Palacio Nacional de no intervenir directamente en operativos violentos contra grupos del crimen organizado o de captura de narcotraficantes de alto nivel. (“por ejemplo el “culiacanazo”-Ovidio Guzmán).

Se ha dejado de lado la necesaria e indispensable tarea de profesionalizar a los cuerpos policiales estatales y municipales, los cuales sufren de insuficiencia de elementos, recursos económicos y tecnológicos, así como falta de capacitación en atención de víctimas.

Así las cosas, todo indica que en 2022 seguirá la pandemia de violencia, dejando su lúgubre y perniciosa estela de homicidio doloso, extorsión, robo, desaparecidos, desplazados, y narcotráfico. Ahuyentando la inversión privada y el desarrollo de algunas regiones del país.

VERICUENTOS

Monreal pinta su raya

En la cuenta regresiva hacia 2024, los aspirantes presidenciales marcan su ruta. Ricardo Monreal, coordinador de Morena en el Senado, la definió así: “No estoy de acuerdo con radicalizar; ni la extrema derecha ni la extrema izquierda. Me acerco más al perfil socialdemócrata de los países nórdicos; simpatizo más con la socialdemocracia que con los radicalismos”. El zacatecano insiste en que permanecerá en Morena, aunque reconoce que la sucesión adelantada está generando divisiones internas y diferencias profundas que pueden conducir a confrontaciones políticas insalvables en detrimento del movimiento. Monreal, advirtió: “Estamos a tiempo de evitar que la característica principal de la etapa moderna de Morena sea la pugna y la purga y no el diálogo y la conciliación” ¡Órale!

AMLO, ¿y los medicamentos?

El 25 de noviembre de 2021 el presidente López Obrador dijo: “Vamos a distribuir medicamentos hasta los pueblos más apartados, no van a faltar, me dejo de llamar Andrés Manuel”. Todo indica que habrá que irle buscando un nuevo nombre. El desabasto de medicinas continúa. Irene Tello, directora ejecutiva de Impunidad Cero, afirma: “Estamos peor que el año pasado, se suponía que teníamos lo suficiente para empezar 2022, pero sólo están haciendo compras de último minuto”. En la primera licitación consolidada de medicinas, el gobierno federal apenas pudo conseguir el 54.5 por ciento de las claves que solicitó el Instituto de Salud para el Bienestar. Lamentablemente la historia se repite en otras instituciones del sector salud. ¡Qué miedo!

Feliz 2022 estimados lectores. Les deseo un año de
bendiciones y realizaciones para ustedes y sus familias.

*Nota del editor: imagen en portada: especial Internet*