#Eldíadespués y los contrapesos

En el balance final del proceso electoral, el gran reto del nuevo gobierno y de nuestro sistema político es el de generar los contrapesos que permitan pasar de las promesas a los hechos.

Más de 100 millones de mexicanos esperan respuestas concretas y en algunos casos inmediatas al problema de la inseguridad, la violencia, la pobreza y la corrupción.

Calamidades que han minado la paz social e impactan en nuestra economía, como el caso de la violencia que le costó a México el 21 % del Producto Interno Bruto en 2017,  según el Índice de Paz México 2018, y la corrupción que, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Calidad e Impacto Gubernamental del Inegi, en 2017 reportó un costo de 7 mil 218 millones de pesos, cifra 12.5% superior a la registrada dos años antes.

Y qué decir del fracaso del combate a la pobreza, el problema es muy grave; en los últimos ocho años pasamos de 49.5 millones de pobres a 53.4 como informó el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social(Coneval)

Sin duda, un panorama complicado para el nuevo gobierno, cuyo candidato presidencial, Andrés Manuel López Obrador (AMLO) afirmaba, durante su campaña, que con que se terminara la corrupción todo el gobierno comenzaría a funcionar como una máquina perfecta. No es así, no hay soluciones mágicas y llegó la hora de explicar el cómo se iniciará la transformación o refundación (dicen algunos) de México.

La “reconciliación nacional” a la que ha convocado debe incluir un proyecto con políticas públicas sustentadas en áreas como la educación, la seguridad, la aplicación de la ley, la inversión social, el fomento al empleo y el respeto a las instituciones.

En el México real, el bono democrático otorgado a AMLO, con una victoria contundente del 53%, no es un cheque en blanco, esta decisión ciudadana podría debilitar la democracia, aunque suene paradójico, pues se corre el riesgo de caer en la autocomplacencia y generar sumisión en el Congreso provocando errores a la hora de gobernar, ante la ausencia de  contrapesos.

Sí, en una elección, nadie gana ni pierde todo, la democracia es por naturaleza incluyente y busca puntos de equilibrio, alianzas entre las diferentes fuerzas políticas y la sociedad civil organizada. Aplicar la aplanadora en la toma de decisiones daría al traste con los resultados obtenidos y reavivar el hartazgo y enojo social, que le pasó factura al partido en el poder.

México emprende una nueva etapa, con una geografía política diferente a la de hace cinco y tres años, en la que el PRI dominaba la mayoría.  Le perdimos el miedo a la alternancia y hoy llegó el momento de perder el miedo a exigir que se cumplan las promesas.

La transición ha sido pacífica, si bien es perfectible, el camino es la democracia y el respeto al pensamiento crítico. Los contrapesos de los actores políticos y la sociedad civil evitarán que el destino de más de 100 millones de mexicanos, caiga en el terreno de las ocurrencias o las imposiciones.

Con la reunión de hoy en Palacio Nacional, entre Enrique Peña Nieto y Andrés Manuel López Obrador, arranca un largo periodo de transición en el que atestiguaremos muchas transformaciones y se tomarán decisiones fundamentales para la próxima administración.

Conducirse con responsabilidad e incluir a todas las fuerzas políticas no es una opción, es un deber de quien encabeza el nuevo gobierno, quien hizo gala del slogan “Juntos Haremos Historia” y, afirmó en el Zócalo de la Ciudad de México: “No apostamos a construir una dictadura abierta ni encubierta”. No lo olvidemos.

VERICUENTOS

Guillotina azul

Como se lo adelantamos la semana pasada, la Comisión de Orden y Disciplina del Consejo Nacional del PAN determinó expulsar de sus filas  a los senadores Ernesto Cordero y Jorge Luis Lavalle, así como a la ex diputada federal, Eufrosina Cruz Mendoza.

Los afectados afirman que la decisión es un signo de miedo por las cuentas que deberán rendir luego del fracaso electoral. ¿Será? Damián Zepeda abrió el juego de la sucesión. ¡Órale!

Barredora en el PRD

En el sol azteca, la política está que arde, la dirigencia nacional dice que realizará un balance para iniciar con la reestructuración del partido tras los resultados electorales que llevaron a que perdiera la Ciudad de México, esto, a causa de lo que ellos llaman “el desgaste del ejercicio del gobierno”. ¡Ajá!

El secretario general, Ángel Ávila, descartó “que se trate de una estocada final. ¿Pensarán lo mismo los líderes de las tribus que afilan la guillotina? ¡Uff!

SOS Transportista

El robo al autotransporte en las carreteras aumenta de manera alarmante, en 2017 se registró un incremento de 126 por ciento. Los senadores del PRI, solicitan acciones inmediatas para reducir la cifra negra que se concentra en nueve entidades. ¿Alguien que responda?

@guillegomora

*Nota del Editor: Foto: lopezobrador.org.mx*