¿Consultar o manipular?

Según el coordinador del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) en la Cámara de Diputados, Mario Delgado, la consulta sobre el destino del nuevo aeropuerto sería la última que se hiciera al margen de la ley regulatoria en la materia. ¡Ajá!

Al igual que a su homólogo en el Senado, Ricardo Monreal, le enmendaron la plana y Andrés Manuel López Obrador, presidente electo, confirmó una segunda consulta a realizarse los próximos 24 y 25 de noviembre, igual de ilegal que la anterior, con la única variable de que podrá a consideración 10 temas.

Parece que a los coordinadores parlamentarios se les olvidó quien manda en la cuarta transformación y hay que recordarles la advertencia lanzada, por el “jefe máximo”, como le dicen en corto a López Obrador, “yo no voy a ser florero, no estoy de adorno, yo traigo un mandato de los mexicanos”.

Sí, el mandato de gobernar que exige decidir, no simular. Ampararse en la excusa de “el pueblo sabio”, puede convertirse en un boomerang en el arranque de la próxima administración federal. AMLO, deberá gobernar para 120 millones de mexicanos, no sólo a 30 millones que le dieron su respaldo en las urnas.

Al “pueblo sabio”, no lo representan el millón 67 mil 859 personas que participaron en la consulta realizada para decidir el destino del Nuevo Aeropuerto Internacional de México. Vaya, no son ni el uno por ciento respecto del padrón electoral (89 millones de personas) y mucho menos del número de habitantes.

Sesgar de esta burda manera la toma de decisiones, polarizará, aún más, a México. El país está dividido desde hace años; la alternancia en el poder, así lo confirma. Llevar la transformación al terreno de las etiquetas: “chairos”, “fifí”, “adversarios” o al juego de vencidas “me canso ganso”, en nada abonará a la unión, pacificación y crecimiento que demanda la nación.

Haber programado la segunda consulta a 5 días de la toma protesta de AMLO, sólo confirma que busca eludir los costos políticos, antes de arrancar formalmente y endosárselos al “pueblo sabio”.  Una salida demagógica que socava la democracia participativa.

No hay que perder de vista que, en la elaboración de esta consulta, hay mucha simulación, ya que no es un ejercicio que se haya planeado con un rigor técnico, metodológico. López Obrador volverá a manipular el mecanismo del ejercicio popular para “legitimar” una decisión tomada, para la cual requiere tener forma de lavarse las manos en caso de ser necesario.

Bajo el argumento del presidente electo de que, para no equivocarse, lo mejor es preguntar, los mexicanos deberán acudir a las urnas, sin el menor conocimiento técnico sobre temas ferroviarios y de política social. Un acto populista (no popular), para validar las promesas de campaña, que carecen de respaldo técnico, como la construcción del Tren Maya, donde aún no se presenta el estudio de impacto ambiental.

Así las cosas, el problema no es que se realicen consultas populares, al contrario; a  México le urge fortalecer la democracia participativa. El fondo del tema radica en que Andrés Manuel López Obrador quiera manipular al pueblo a través del uso indebido de un instrumento tan valioso como lo es el de la consulta popular, con el único fin de “legitimar” aquellas decisiones que, como presidente, debe tomar.

Sin duda, estamos ante dos visiones del mismo país que se mantienen confrontadas desde la reciente elección presidencial. Como dice Roy Campos, director de Consulta Mitofsky, “Es la polarización del pueblo bueno y el pueblo malo.

Sus efectos ya se resienten en los mercados económicos y financieros. La revista británica The Economist se refirió en un breve artículo a lo que llamó “El efecto AMLO”, y afirma que los inversionistas en México preguntan “¿Qué toca ahora?” En referencia a “La volatilidad que se asoma… entre presagios de que se acerca una presidencia impredecible e intervencionista”.

VERICUENTOS

¿Sale Zepeda y entra Moreno Valle?

Con el relevo en la dirigencia nacional del PAN, dicen en radio pasillo, viene el cambio de coordinador parlamentario en el Senado. Por lo pronto, Damián Zepeda Vidales puso a disposición del presidente del partido, Marcelo Torres, la titularidad de la coordinación. ¿Será que los oficios del ex gobernador de Puebla Rafael Moreno Valle, le alcancen para asumir el liderazgo panista en la Cámara alta? ¡Órale!

INAI – NAIM

Cuentas claras solicitó el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales al Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado sobre su participación en la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México. Resulta que el PENSIONISSSTE es una de las cuatro Afores que, junto con Inbursa, Profuturo y Banorte, participan con un total de 13 mil 500 millones de pesos en una obra que fue cancelada. ¿Tendrán paracaídas? ¡Sopas!

@guillegomora