¡Al diablo!, las autonomías

Adiós a los contrapesos. El presidente Andrés Manuel López Obrador cumple su palabra y manda ¡Al diablo las Instituciones! Los organismos autónomos y los órganos reguladores, caen como si se tratara de una competencia de tiro al blanco.  Los acusa de “ineficientes”, de haber “guardado un silencio cómplice” y hasta de ser parte de un “gobierno paralelo”.

Al respecto, el ex rector de la UNAM, José Sarukhan, lo ha llamado autonomofobia. “una muestra de reticencia y resistencia a estos organismos que no están bajo la orden o control y que pueden generar opiniones poco placenteras”.

Sí, al nuevo gobierno le provocan alergia las evaluaciones, las recomendaciones y si fuera el caso, las sanciones sobre sus políticas públicas. Por eso ha emprendido una serie de acciones para eliminar a estos organismos o poner al frente a sus incondicionales.

Para muestra, la desaparición del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación y del Instituto Nacional de la Infraestructura Física Educativa (INIFED), así como los embates a los Institutos Nacional Electoral (INE) y de Acceso a la Información (INAI).

También el relevo en el Coneval, Gonzalo Hernández Licona, quien ocupaba el cargo desde 2005, criticó la política de austeridad del nuevo gobierno y quedó fuera. Al presidente López Obrador no le gusta que le digan que se equivoca.

Además, en abril pasado, el coordinador de Morena en el Senado, Ricardo Monreal anunció una iniciativa para eliminar el Consejo de la Judicatura Federal (CJF), encargado de vigilar la conducta y desempeño de los jueces.

Cómo la estarán viendo en la Suprema Corte de Justicia, que su presidente Arturo Zaldívar advirtió que, si no hay una reflexión seria sobre la tarea del Poder Judicial en el país, podría haber una crisis que ponga en riesgo su autonomía e independencia.

Zaldívar dice que trabajan con el Senado sobre este tema, y presentarán su propuesta, ya que “no debe ser impuesta por otros poderes del estado”. ¿Será?

Bien haría el Ministro y otros directivos en atender la reflexión del presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, Luis Raúl González Pérez, “es manifiesta una actitud de menosprecio y descalificación contra las instituciones y órganos constitucionales autónomos del estado mexicano, como si la autonomía significara un obstáculo o un estorbo para cumplir los fines y alcanzar los objetivos de gobiernos y autoridades”.

Sí, los 10 organismos constitucionales autónomos del país enfrentan la disyuntiva de consolidarse como contrapeso al poder del Ejecutivo o subordinársele. Éstas instituciones representan a la sociedad civil y su deber es tomar decisiones de tipo técnico, sin estar sujetos a los ciclos políticos o electorales.

En el discurso pronunciado tras recibir su constancia de presidente electo, en agosto de 2018, López Obrador prometió, ante los magistrados del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, que respetaría los poderes legalmente constituidos y las entidades autónomas. “El ejecutivo no será más el poder de los poderes ni buscará someter a los otros”.

Sin embargo, en menos de un año el discurso y la realidad para los organismos autónomos, que surgieron en la democracia mexicana, es preocupante. Disminuirlos o someterlos, representa un golpe a la división de poderes, una ausencia de contrapesos frente al Ejecutivo y eso no es deseable en ningún Estado constitucional.

VERICUENTOS

Senado, un cuadrilátero

Vaya reto el que tiene Ricardo Monreal, presidente de la Jucopo en el Senado, para no fallarle al inquilino de Palacio Nacional. En una esquina, la panista Kenia López, presidenta de la Comisión de Derechos Humanos, pide reponer el proceso para elegir al titular de la CNDH y que no se cite a María del Rosario Piedra Ibarra a rendir protesta a este cargo. En la otra esquina, el vicecoordinador de los senadores morenistas, Eduardo Ramírez, afirma que el proceso fue legal y no se repondrá. ¿Quién ganará esta pelea? ¿Monreal optará por la salomónica decisión de reponer el proceso como lo hizo cuándo al senador Manuel Velasco le habían negado la licencia para terminar su sexenio en Chiapas? ¡Uff!

Diputados- tercer round

Este martes se reanuda en Cámara de Diputados la sesión ordinaria que entró en receso desde el pasado miércoles. En la agenda están: la discusión y aprobación de las reformas a Ley de Instituciones de Crédito, llamada “Ley Nieto” y la iniciativa para recortar el financiamiento público a partidos hasta en un 50%, además del presupuesto para 2020. Los líderes parlamentarios no encuentran una salida legal y política a la aprobación de estas reformas. Morena no puede aplicar la aplanadora. La bancada está dividida y sus aliados del PT y del PVEM se oponen al recorte. ¿Será qué a Mario Delgado, presidente de la Jucopo, los diputados del PAN, PRI, MC y PRD le griten de nuevo: ¡“¡lo van a regañar, lo van a regañar!” ¡Ups!

@guillegomora

*Nota del editor: Imagen en portada: captura de pantalla*