La comedia política semanal

Cerramos la semana con una serie de sucesos que rayan en la comedia política. La boda “fifí” de César Yañez, uno de los hombres más cercanos al presidente electo y quien se convertirá en coordinador de Política y de Gobierno el próximo 1 de diciembre en el gabinete del tabasqueño, se llevó los reflectores mediáticos y una andanada por la exhibición de suntuosidad e incongruencia con la pregonada austeridad republicana. No se objetan los recursos gastados en el enlace y fiesta posterior, por cierto, amenizada por Los Ángeles Azules, sino la parafernalia con que se acompañó.

También destacó la llegada de Cuauhtémoc Blanco a la gubernatura de Morelos, donde el incordio Graco Ramírez y su yerno deben poner las barbas a remojar. Vamos a ver cómo le va al famoso “Cuau” y a la sociedad morelense durante la gestión de uno de los mejores futbolistas que ha producido el balompié nacional; el legendario “10” se rodeó para su tarea de algunos de sus excompañeros en el América, tal es el caso de Germán Villa e Isaac Terrazas y del exarbitro Gilberto Alcalá, asimismo de Francisco Reyes Olvera que se desempeñó como jefe de Prensa del equipo de Coapa, y ahora será vocero del popular “jorobadito”.

Finalmente se anunció el nuevo acuerdo comercial entre México, Estados Unidos y Canadá que ahora se llamará USMCA en lugar de NAFTA. A pesar del optimismo oficial, la realidad es que nuestro país debió ceder en áreas estratégicas que tarde o temprano impactarán en la economía nacional. Los sectores automotriz y textil, por citar sólo un par, no salieron bien librados; los estadounidenses impusieron lo que les convenía y punto. El gobierno  carece de fuerza para negociar favorablemente.

Escuchamos a Roberto Madrazo, excandidato priista a la Presidencia en el 2006, asegurar durante una entrevista radiofónica, que Andrés Manuel López Obrador aventajaba a Felipe Calderón en el cómputo de aquella elección, de acuerdo a las actas del exgobernador tabasqueño. Madrazo, recordado por hacer trampa en el Maratón de Berlín en octubre del 2007, literalmente pateó el avispero y recibió insultos de todas partes. El presidente del PAN, Marcelo Torres Cofiño, de inmediato descalificó a Madrazo y lo llamo cínico, además, dijo, “no tiene madre en decir esto”; por su parte, la folclórica senadora Xóchitl Gálvez (PAN), simplemente exclamó: “Qué falto de huevos, que no lo dijo en su momento”. Así fue la “madriza” que le aplicaron al oportunista Madrazo.

Otra persona tundida de forma inclemente en las redes sociales durante la semana, fue María Elena Álvarez-Buylla Roces, futura directora del Conacyt, por solicitar la suspensión de todas las convocatorias abiertas “que pudieran afectar y comprometer recursos presupuestales para 2019”. La señora debió rectificar y matizar su petición tras ser “balconeada” y exhibido el oficio en que hace la petición al actual titular del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, Enrique Pedrero.

Y no puede pasar desapercibida la llamada al orden que el coordinador de Morena y presidente de la Jucopo en San Lázaro, Mario Delgado Carrillo, hizo a su correligionaria Dolores Padierna, durante la comparecencia del secretario de Hacienda, José Antonio González Anaya. La esposa de René Bejarano, perdió la mesura y las buenas formas legislativas al arremeter en contra del titular de Hacienda y fijar un posicionamiento personal cuando en esos momentos fungía como presidenta en turno de la Mesa Directiva de la Cámara baja en ausencia de Porfirio Muñoz Ledo. El “rapapolvo” de Delgado Carrillo evidencia la existencia de las tribus morenistas que obedecen intereses diferentes.

Para cerrar con broche de oro, destaca la tumultuaria celebración de los 50 años del movimiento estudiantil del 68  y de la fatídica matanza en Tlatelolco. Lo relevante es su presencia en la memoria colectiva para que no vuelva a ocurrir un hecho tan deleznable y sangriento como el sucedido en el gobierno del autoritario y cobarde Gustavo Díaz Ordaz. Por cierto, es un despropósito, que el jefe de Gobierno de la Ciudad de México, José Ramón Amieva Gálvez, haya ordenada retirar las placas colocadas en el Metro que mencionan el nombre de Díaz Ordaz. La historia no se puede modificar, lo que se debe construir es un futuro promisorio con mejores gobiernos y políticos, y hoy el señor Amieva dista mucho de ser un buen gobernante, nada más hay que ver cómo está la inseguridad en la capital y la situación de muchos damnificados por los sismos de septiembre.

Buen fin de semana para todos y cuídense mucho de las fake news.

@BTU15

*Nota del Editor: Foto: tomada de @cuauhtemocb10*