“Darle en la madre a la 4T”

Vicente Fox Quesada, el político, es muy hablantín y demasiado “pintoresco”. Pasará a la historia como el panista que sacó al PRI de los Pinos en el año 2000. No obstante, ya en la Presidencia, dejó mucho que desear; llegó con enormes expectativas que al final no supo cumplir. Incluso, protagonizó uno de los capítulos más vergonzosos para el país, cuando en marzo de 2002, le ordenó vía telefónica al entonces mandatario cubano, Fidel Castro, que sí podía asistir a la reunión en Monterrey convocada por la ONU  y  en la cual participaban diversos presidentes, pero que “comiera y se fuera”, esto, para no importunar al líder norteamericano, George Bush.

El  panista llegó al poder  “seduciendo” a los electores con las ofertas que éstos querían escuchar y aprovechó atinadamente el hartazgo social causado por los pésimos gobiernos priistas instalados durante 70 años. Fox Quesada tiene una característica peculiar: es inmensamente hablador. Le resulta sumamente difícil permanecer callado, lo perjudicial para él es que no siempre lo que dice es oportuno y correcto, suele cometer dislates de los que la población se pitorrea, como aquel de llamar José Luis Borgues al escritor Jorge Luis Borges; sucedió en Madrid, ante el rey de España.

Formado en las filas de la empresa Coca Cola, el guanajuatense es buen vendedor, de ahí su éxito para convencer durante la campaña presidencial, de que él era el presidente que México necesitaba con urgencia, ese que iba a transformar al país; sí, el mismo que en 15 minutos, aseguró, terminaría con el conflicto en Chiapas detonado por el ejército zapatista. Ese era y es, Vicente Fox Quesada.

Y luego de terminar su sexenio, no ha dejado de intervenir en política. En 2012, el panista llamó a votar por el candidato del PRI, Enrique Peña Nieto; poco le importaron las críticas provenientes del panismo. Es cierto que a Fox no se le puede colocar la etiqueta del peor presidente, antes hubo muchos priistas que lo superaron con creces en cuanto a ineptitud, mediocridad e ignorancia.

Conocida su animadversión hacia Andrés Manuel López Obrador, a quien despectivamente suele llamar López o lopitoz, el también exgobernador de Guanajuato, arremete vía redes sociales en cuanta oportunidad se le presenta, particularmente en el tema de la gravísima inseguridad y violencia que arrasa desde hace tiempo con la entidad del Bajío, al igual que otros estados.

“Que pasa con la violencia en nuestro país. López y la GN y la seguridad prometida? Para cuando? Los muertos de López son ya históricos”, escribió en su cuenta de Twitter este domingo al comentar la muerte de una mujer durante un intento de asalto en Lagos de Moreno, que también dejó dos heridos.

Pero la crítica al jefe del Ejecutivo, independientemente de la pésima redacción, no quedó ahí; el mismo domingo, Fox tuiteó y fustigó con mayor dureza la gestión del tabasqueño:

“El país está hecho un desmother!!! No hay seguridad. No hay presidente”, esto, en referencia a otra nota de violencia que da cuenta de un grupo de hombres armados que asaltó a unas 30 personas que paseaban abordo de la embarcación turística conocida como "Catamarán" en el Río Seco, de El Paraíso, Tabasco, por cierto, tierra natal de López Obrador.

Una de las promesas del actual mandatario durante su campaña, fue quitar las cuantiosas pensiones y seguridad a los expresidentes y eliminar al Estado Mayor Presidencial encargado de la custodia del Ejecutivo. López Obrador cumplió su palabra y Fox lo resintió.

Quizás lo anterior exacerbó la beligerancia de Vicente Fox en contra del huésped de Palacio Nacional. Por lo tanto, no extraña que, en las circunstancias políticas actuales,  el expresidente fuese recibido el fin de semana último, con los brazos abiertos en Acción Nacional y siguiera con su vocación anti-AMLO. El paso gris de Fox por la silla presidencial, no lo redujo como figura mediática, al contrario, ha tenido la habilidad de permanecer en la memoria colectiva y cierto sector social lo ve con simpatía cuando se enfrenta a través de las plataformas digitales al poder en turno, personificado en su ya archirrival morenista. Visto a lo lejos, pareciera un choque de trenes.

Fox sabe que se está convirtiendo velozmente en una referencia de aquellos que están en contra del lopezobradorismo y lo está aprovechando con destreza para desafiar a la 4T. Muestra de ello, es su arenga de este sábado durante la 24 Asamblea Nacional de los blanquiazules:

“Tenemos que darle en la madre a la Cuarta Transformación”.

Vicente Fox, es inculto, rancherón y bocón… sí, pero también sagaz y atrevido, más aún, lo apoyan muchos y bien puede ser, increíblemente, el revulsivo que necesita Acción Nacional para crecer de manera significativa como oposición y plasmarlo de manera favorable en los comicios del 2021.

@BTU15

*Nota del editor: Foto: pan.org.mx*