Beatriz, Kenia, Lilly y Xóchitl, sacuden las redes

Hay cuatro mujeres que tienen el poder de cimbrar las redes sociales con sus opiniones. Las senadoras panistas Kenia López Rabadán, Lilly Téllez, Xóchitl Gálvez Ruiz, y Beatriz Gutiérrez Müller, esposa del presidente de México. La primera, es presidenta de la Comisión de Derechos Humanos en la Cámara alta; la segunda es secretaria e integrante de cuatro comisiones en el mismo Senado, mientras que la tercera de ellas participa en seis comisiones. Todas, mujeres notables.

En cuanto a la señora Gutiérrez Müller, tiene su propio capital como escritora, investigadora y profesora universitaria, según refiere en su perfil de Twitter, pero su voz resuena fuerte por el hecho de ser la consorte del jefe del Ejecutivo. Así, está en escrutinio permanente de la opinión pública. Y la han atrapado ya en declaraciones desafortunadas, señales obscenas, y traspiés orales.

“No soy médico, a lo mejor usted sí. Ande, ayúdelos”, respondió la esposa del presidente en su cuenta de Twitter el 1 de julio del 2020, a un usuario que le cuestionó cuándo atendería personalmente a los padres de los niños enfermos de cáncer. De Inmediato, fue tundida en redes sociales por la cerril contestación. Consiente del tremendo yerro, procedió a disculparse: “Si mi expresión «No soy médico» ofendió a alguien, ofrezco disculpas. En cuanto a mí, sólo expresarles que soy profundamente humana y deseo el bien a todos, ahora y siempre”. Corrigió o la corrigieron.

Pero el tremendo resbalón parece que le dejó enseñanzas a doña Beatriz. En la semana que concluyó, se lució con tremendo tuit para defender a Lilly Téllez quien denunció amenazas de muerte hacia ella y su hijo luego de que manifestó la intención de enfrentar al presidente López Obrador durante su visita al Senado para entregar la Medalla Belisario Domínguez.

“Yo no quiero que ninguna mujer sea ofendida y menos a su familia o hijos. Los ataques viles a las mujeres públicas los condeno con toda mi fuerza. Un abrazo solidario. Para esto @TwitterMexico” Quedó bien con todo mundo. Y hasta sus críticos más acérrimos reconocieron el gesto leal.

Kenia López Rabadán, apareció en el escenario político como una mujer combativa que no se guarda nada al momento de criticar lo que a su juicio está equivocado en el gobierno federal, especialmente en lo que atañe al mandatario mexicano. Últimamente se han ganado los reflectores con lo que ella denomina sus “contramañaneras”. Recientemente, en el marco de la negativa presidencial a presentarse en el recinto legislativo para el homenaje a doña Ifigenia, López Rabadán tuiteó:

“Responsabilizamos al Presidente @lopezobrador_ por la seguridad de la Senadora @LillyTellez y su familia. Si el Presidente de la República no quiere venir al Senado porque lo desdeña, que no venga. Es su problema Si le tiene miedo a una pancarta o a una consigna ¡Qué lamentable!”.

La combativa legisladora, tomó un rol en su bancada que deja a un lado a sus compañeros. Hoy, la panista se convirtió en un referente dentro de la oposición no sólo en el Senado sino fuera de él.

Mientras que Lilly Téllez no dudó en convertirse en la voz disconforme en el grupo parlamentario de Morena en la Cámara alta, tanto, que finalmente lo dejó para incorporarse al del PAN. De manera sistemática, la sonorense critica y objeta las resoluciones presidenciales que, a su juicio, son equívocas y contrarias al beneficio de la población. Por ello, es uno de los blancos favoritos de serviles y bots tuiteros coordinados muy cerquita del despacho presidencial. Lo presenciamos con las amenazas de muerte en Twitter por el sólo hecho de manifestar su intención de enfrentar a López Obrador.

Más allá de su trabajo legislativo, Lilly Téllez es una enorme piedra en el zapato del señor presidente. Es más que un dolor de muelas por sus ácidas críticas al trabajo obradorista. Y con los constantes ataques que le dirigen, no han hecho sino empoderarla más y colocarla en los reflectores públicos.

Pero Xóchitl Gálvez no se queda atrás. Con su lenguaje florido y directo para enjuiciar y opinar acerca de las acciones gubernamentales, se ha posicionado en el ánimo de quienes no simpatizan con el movimiento del presidente López Obrador. La hidalguense tiene capacidad, preparación y oficio político. Es una política pensante, bastante estructurada, de lo mejor con que cuenta el PAN actualmente. En México hay excelentes mujeres en la política, de todos colores; esas, son algunas.

La nueva generación de políticas es digna de un análisis profundo por las implicaciones que tienen ya en la vida nacional. Como ellas, se requieren más, muchas más. Mujeres preparadas, empoderadas, determinadas, honestas y sobre todo, con la claridad y voluntad inquebrantable para que, mediante la tarea política, contribuyan decididamente a sacar del atraso y océano de la corrupción a México. 

STATU QUO

Otra mujer que originó fuerte sacudida en Twitter, fue la periodista Lourdes Mendoza. Lo hizo con un misil que impactó al fiscal general de la República, Alejandro Gertz Manero, mediante la publicación de fotos donde aparece Emilio Lozoya Austin, departiendo en el lujoso restaurant Hunan, ubicado en las Lomas de Chapultepec, en la Ciudad de México. El exdirector de Pémex se da la gran vida merced al evidente pacto de impunidad con el gobierno obradorista. El golpe llega hasta Palacio.

@BTU15

*Nota del editor: imagen en portada: especial Internet*