Barbie: 63 años de historia

Por Antonio Zúñiga T

En las seis décadas que Barbara Millecent Roberts ha estado presente en las infancias de varios niños, hay diversos factores que la mayoría de nosotros desconocemos o sabemos poco al respecto. Al ser el producto estrella de Mattel, compañía que la fabrica y distribuye; han hecho de todo por no dejar morir a un pedazo de plástico de 30 centímetros que en la actualidad ya no es del interés de las nuevas generaciones.

1950

Ruth y Elliot Handler, fundadores de Mattel, viajaron a Suiza con sus hijos Barbara y Ken. Al recorrer las calles de aquel país, Ruth vio algo que le llamó la atención. En una vitrina de una tienda pudo observar a una muñeca muy diferente a las que se vendían en aquellos años; compró unas cuantas y se las llevó a Estados Unidos al regresar de vacaciones.

La muñeca en cuestión era una “Bild Lilli”, un juguete basado en una tira de cómics de humor elevado para caballeros. Lilli era una chica de la vida galante, razón por la que los hombres la compraban y se regalaban entre ellos como una broma.

En Estados Unidos los juguetes incitaban a los niños a ser desde un científico hasta un astronauta, sin embargo, los destinados para las niñas solo eran dos: bebés de plástico y muñecas de papel para vestir. Ruth Handler vio un nicho de mercado que no existía antes. Pensó en que su compañía podía adaptar a Lilli para un público estadounidense.

Así como Ruth, se convertiría en la madre de Barbie, Jack Ryan tomaría el papel del padre de la chica rubia. Trabajó durante 20 años en dicha empresa como vicepresidente de investigación y desarrollo, además de Barbie, los famosos Hot Wheels forman parte de su portafolio. Rediseñando ciertos elementos de Lilli, un prototipo de Barbie nació.

Finalmente debuta un nueve de marzo de 1959 en la Toy Fair de Nueva York y ese mismo año el primer comercial de Barbie fue transmitido en los cortes comerciales de la cadena ABC. Las jugueterías no estaban preparadas para el éxito ni demanda que las niñas pequeñas pedían, la muñeca se agotó en cuestión de minutos. Nadie se imaginaría que esto sería el comienzo de un icono referente a la cultura popular.

1960

Aunque solo estuvo un año a finales de los 50, fue en los 60 que cobró importancia. Cada muñeca que salía a la venta era éxito tras éxito. Se le dio un novio llamado Ken, una hermana llamada Skipper y amigos de nombre Midge y Alan. También tuvo un convertible y una casa hecha de cartón pero el hit llegó en 1965 cuando llegó a la luna, un conjunto de nombre “Little Miss Astronaut” permitía vestir a Barbie con un traje espacial cuatro años antes de la llegada del hombre a la luna y en 1967 se sometió al primero de varios cambios físicos. La cara de Barbie era diferente, se alejaba del glamour de la década pasada para abrazar la extravagancia de los 60s y por primera vez su cadera se movía 180° de izquierda a derecha, esta muñeca recibía el nombre de “Twsit ‘N Turn”.

1970

Después de la segunda ola del feminismo, hubo unos cambios en la fabricación. En 1971, por primera vez, los ojos de Barbie miraban hacia el frente. Versiones posteriores veían a los lados. Malibu Barbie fue el nombre de esta muñeca que formó parte de la colección “The Sun Set”, cinco años después formaría parte de las olimpiadas de Montreal representando a Estados Unidos y al año siguiente tuvo otro cambio. La cara más representativa haría debut en la línea “Superstar”, un rostro con una sonrisa notable y brazos flexionados que descansan en la cadera convertirían a los 70 como la década más representativa de la muñeca rubia.

1980

Alguien en Hasbro compañía rival de Mattel lanzó una muñeca llama “Gem and The Holograms”, cuando los ejecutivos de la compañía fundada por los Handler escucharon de los planes de sus rivales, respondieron lanzando con anticipación “Barbie and The Rockers”. Cuando llegaron al mercado, el público pensó que “Hasbro” había plagiado la idea de Mattel. Barbie se apoderó de esta década en su totalidad, demostró que nadie debía meterse con ella o sufrirían las consecuencias.

1990

Esta década fue difícil, en 1992 el diseñador Bob Mackie colaboraría por primera vez diseñando una muñeca de colección; aquí se optaría por usar un nuevo rostro, el llamado “Mackie” y en ese mismo año una de las muñecas mejores vendidas hacía su debut, “Totally Hair Barbie” conquisto el mercado juguetero registró ventas que no se veían desde hace años. Otra línea llamada “Teen Talk” se convertiría en polémica al estigmatizar frases como “Las matemáticas son difíciles” o “Me encantan las compra”, la muñeca no fue del agrado de nadie y fue rápidamente retirada del mercado. A partir de aquí comenzaría una decadencia que poco a poco tomaría fuerza, las campañas publicitarias dejaron de estar centradas en las muñecas a pasar a enfocarse a las niñas. Casi al término de la década Barbie volvería a cambiar de rostro y cuerpo, sin embargo a sus 40 años no estaría lista para el cambio de siglo.

2000

Barbie nunca supo qué hacer con ella misma durante esta década, se seguía aferrando a los cuentos de hadas y vio nacer a un nuevo rival. MGA compañía especializada en juguetes de niños, lanzó unas muñecas llamadas “Bratz” quienes eran racialmente más diversas que la chica rubia. Las dos compañías se fueron a juicio por los derechos de autor, ya que el padre las muñecas de gran cabeza y cuerpo pequeño era empleado de Mattel cuando las diseñó. Barbie perdió el juicio y sus rivales terminaron por hundirla.

2010

Los millenials, quienes llegaron a jugar con Barbie, se cansaron de solo ver muñecas blancas con dimensiones irreales; aunque desde 1968 se fabricaron muñecas afroamericanas y en los 80s se introdujeron asiáticas y latinas, Mattel se vio obligado a adaptarse. En el 2014 introdujeron más tonos de piel, tipos de cabello y rasgos fáciles, sin embargo el verdadero cambio no se vería hasta dos años después cuando lanzaron muñecas altas, curvilíneas y bajitas. Las ventas se dispararon como no se veía desde los 90 pero un año después las ventas cayeron estrepitosamente.

2020

Ahora podemos encontrar muñecas en sillas de ruedas, con prótesis, vitíligo y aparatos auditivos. También hay una muñeca inspirada en la actriz transgénero Laverne Cox. La era de la diversidad e inclusión ha provocado que Barbie se adapte a una velocidad que no se veía desde el siglo pasada, cada década era representativa de la cultura estadounidense. Pero ahora, en un mundo globalizado se han visto grandes cambios en los últimos años, desde un lenguaje incluyente hasta colores y pronombres neutros.

 ¿Puede ser que Barbie este contando sus últimos días?

La población infantil cada vez demuestra cierta inclinación hacia dispositivos electrónicos, los niños se entretienen consumiendo contenido de plataformas de streaming o YouTube o incluso jugando videojuegos como Roblox, Freefire o Among Us. Barbie lucha por mantenerse relevante, presente y fuerte en un mundo donde los juguetes ya no son para niños, sino para adultos coleccionistas.

*Nota del editor: imagen en portada: especial Internet*