Adiós a la cerveza, gracias al cambio climático

Redacción

Nature Magazine

Investigadores de la Universidad de California Irvine (UCI) descubrieron un nuevo efecto colateral del cambio climático producido por el ser humano: una escasez en el suministro mundial de cerveza como resultado de episodios de sequía y calor extremo.

En un estudio publicado en ‘Nature Plants’, informan que las sequías y las olas de calor concurrentes, exacerbadas por el calentamiento global antropogénico, conducirán a fuertes caídas en los rendimientos de la cebada, el ingrediente principal de la cerveza.

Los modelos económicos utilizados en el documento demostraron un gran potencial para el aumento de los precios en algunos países amantes de la cerveza, y si las personas disfrutan o no de una jarra de cerveza probablemente dependerá de su disposición a pagar.

“El mundo se enfrenta a muchos impactos del cambio climático que ponen en peligro la vida, por lo que el hecho de que las personas tengan que gastar un poco más para beber cerveza puede parecer trivial en comparación” mencionó Steven Davis, profesor asociado de Ciencias del Sistema Terrestre de la UCI

Davis explicó que el equipo de investigación modeló escenarios basados en los niveles actuales y futuros de quema de combustibles fósiles y emisiones de dióxido de carbono. En el peor de los casos, se proyectó que las partes del mundo donde se cultiva cebada, incluidas las grandes planicies del norte, las praderas canadienses, Europa, Australia y la estepa asiática, experimentarán sequías y olas de calor concurrentes más frecuentes, lo que provocará una disminución en los rendimientos de los cultivos de 3 al 17 por ciento.

Sólo el 17 por ciento de la cebada del globo se utiliza en la elaboración de la cerveza; de hecho, la mayoría se cosecha como alimento para el ganado. Esto crea un conflicto en las próximas décadas: ¿los productores darán prioridad a los animales hambrientos sobre los humanos sedientos? Al incorporar una disminución en el suministro de cebada en su modelo de equilibrio general computable, los investigadores encontraron de manera consistente que la proporción de grano que va a la elaboración de cerveza disminuyó aún más. Entonces, en una palabra, la respuesta es “sí”.

El estudio describe además cómo se verán afectadas las diferentes regiones del mundo, determinando que los precios subirán más en países tan ricos y amantes de la cerveza como Bélgica, Canadá, Dinamarca y Polonia.

Se espera que durante los años de sequía, los residentes de Irlanda podrían necesitar llevar el equivalente a 20 dólares adicionales a la tienda para comprar un paquete de seis latas. Sin embargo, algunas personas en estas naciones estarán dispuestas a absorber el costo más alto pero se pronostica que el consumo de cerveza descenderá en los países más pobres, como China.

Fuente: https://www.nature.com/articles/s41477-018-0263-1

*Nota del Editor: Fuente: UNAM Global http://www.unamglobal.unam.mx/?p=50667*