¿Adiós al cubrebocas?

Autor: Erick Alcántara

Bien dicen que no hay mal que dure 100 años ni cuerpo que lo resista. Los contagios de covid-19 ya bajaron y la pandemia algún día pasará a los libros de historia, pero ¿estamos listos en este momento para decirle adiós al cubrebocas?

Es innegable que después de dos años de pandemia, hay un deseo natural y comprensible de decirle adiós al tapabocas, de hecho en las calles dejó de venderse como ‘pan caliente’. su venta cayó 90% en dos semanas, según reportó la Unión Nacional de Empresarios de Farmacias.

La Ciudad de México, termómetro nacional de la pandemia, le puso fin el viernes a la era del cubrebocas en espacios abiertos y se unió a Tamaulipas, Nuevo León, Nayarit, Coahuila y Quintana Roo que ya habían decretado la medida.

En entrevista, el doctor Alejandro Macías, designado por el gobierno mexicano para hacerle frente a la crisis de la influenza en 2009, dijo que “razonablemente” podemos estar seguros sin el cubrebocas en exteriores, siempre y cuando no haya tumultos y se mantenga la distancia entre las personas.

El problema es que el mensaje que mandan las autoridades de quitar el cubrebocas en exteriores, bien puede confundirse con dejarlo de usar por completo, algo que los expertos todavía no recomiendan.

El doctor Macías me confirmó que aún nos faltan unos metros para terminar este ‘maratón’’ llamado pandemia el cual hemos resistido por dos años. En México; todavía, de cada 100 personas que se hacen una prueba, más del 15% son positivos. De acuerdo con el experto, el porcentaje de positivos debería estar por debajo del 10% para que entonces sí podamos llegar a los niveles mínimos aceptados de “seguridad relativa” para volver a descubrir nuestros rostros por completo.

Al final, por más prisa que pudieran tener algunos estados para quitar el cubrebocas y por mucho que hayan bajado los contagios, la pandemia aún no termina. Todavía falta el último tramo antes de que el covid-19 pase a ser considerado como un virus tan común entre nosotros como lo es el virus de la gripe. Tal y como dicen los expertos: si ya corrimos toda una carrera, para qué salirnos antes de llegar a la meta.

Impresentables

Si bien pocas veces hemos tenido candidatos brillantes, las pasadas elecciones se convirtieron en un concurso de bailes y ridículos en Tik Tok, donde el codiciado premio era el voto ciudadano. Las propuestas brillaron por su ausencia; la única oferta de algunos candidatos era ser el más cómico en las redes. Nadie se opone a que haya humor en las elecciones, incluso se agradece a quienes lo hacen con inteligencia, el problema es cuando se cruza el límite y las campañas se convierten por completo en un chiste. Veremos si las nuevas campañas para gobernador que comenzaron el domingo en seis estados vienen con ideas frescas o será una nueva edición de candidatos impresentables.

*El autor es periodista, egresado de la UNAM en la FES Aragón y labora en medios de comunicación*

**Nota del editor: foto en portada: BTU**