5 grandes descuidos que hacen desaparecer una Pyme

Ciudad de México, a 8 de agosto de 2019.- En nuestro país, el 65% de las Pymes no supera los cinco años de operaciones y su vida promedio es de 7.8 años, de acuerdo con el estudio “Esperanza de vida de los negocios” del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI). Estos datos resultan alarmantes si consideramos que son la columna vertebral de la economía nacional, al aportar el 52% del Producto Interno Bruto (PIB) y el 72% del empleo.

Sin duda, la pasión, creatividad y entrega son factores que influyen en el éxito de los emprendedores; y es común que, al iniciar actividades, enfoquen sus esfuerzos en implementar ideas, buscar capital, ganar clientes y generar ingresos para acelerar su crecimiento; sin embargo, dejan de lado aspectos clave para lograr que sus empresas sean financieramente saludables y rentables; es decir, a pesar de que atienden su negocio, no lo administran verdaderamente.  

Por ello, Aspel –compañía líder en software administrativo para la transformación digital de las Pymes–, presenta los 5 grandes descuidos que cometen los empresarios y que atentan contra su estabilidad y supervivencia:

  1. No planificar: Tener un plan de negocios ayuda a establecer objetivos; a visualizar el mercado meta, las necesidades reales de los consumidores, el valor agregado del producto o servicio que se ofrece, los canales de distribución y comercialización idóneos; así como a establecer presupuestos y procesos para facilitar la operación; también, permite conocer las fortalezas y debilidades de la empresa, amenazas del entorno y oportunidades de negocio.
  2. Gastos excesivos:  No saber en qué se gasta o no tener control sobre los recursos financieros con los que se cuenta para operar, ocasiona falta de liquidez, es decir que no se tiene la capacidad para hacer frente a los compromisos económicos a corto plazo, ocasionando problemas de endeudamiento.
  3. No estar al día con los deberes tributarios: No tener en orden la situación fiscal de la organización puede provocar desequilibrios por las actualizaciones, recargos y multas generadas; por ello, es muy importante cumplir con los requerimientos de la autoridad, como el pago de impuestos, el envío de la contabilidad electrónica y la emisión de facturas electrónicas (CFDI) y de recibos de nómina digitales.
  4. Descuidar el inventario: Este activo es una de las mayores inversiones de una compañía y tenerlo en orden le permite cumplir con la demanda y competir en el mercado, por lo que su correcta gestión es fundamental; de no ser así, se corre el riesgo de negar ventas, perder clientes y generar altos costos que pueden conducir al cierre.
  5. No delegar el control administrativo: Una práctica recurrente de las personas que están al frente de una Pyme es realizar ellas mismas todas las tareas del negocio, como pagos, cobranza, ventas, compras, contabilidad, etc.; en pocas palabras, se hacen cargo de la administración y ésta es un elemento fundamental que requiere gestionarse a través de soluciones tecnológicas para que, de esta manera, el emprendedor ocupe su tiempo en dirigir su empresa y en crear estrategias para crecer.

Para no cometer alguno de estos descuidos, la tecnología es una gran aliada de los empresarios, ya que los ayuda a realizar eficientemente sus operaciones de compra y venta, como inventarios, facturación, cuentas por cobrar y por pagar, etc., a mantener su contabilidad al día y a cumplir de forma sencilla con sus obligaciones fiscales; además, les proporciona información real y actualizada sobre su situación financiera; con ello, pueden tomar acciones preventivas y correctivas a tiempo, lo que constituye un factor clave para elevar el porcentaje de éxito de su negocio.

“Hoy, las compañías deben desarrollar una cultura corporativa que permita implementar herramientas digitales para el control y automatización de sus procesos internos, con la finalidad de optimizar tiempos, mejorar el servicio al cliente, aumentar la productividad, minimizar pérdidas, tomar decisiones oportunas y descubrir nuevas oportunidades para incrementar sus ganancias”, enfatiza al respecto Gilberto Sánchez, Director General de Aspel.

*Fuente del texto: Aspel*

**Nota del editor: imagen en portada: especial Internet**